Al menos 138 personas murieron desde el 1 de febrero en protestas contra el golpe de Estado en Birmania

Al menos 138 personas murieron desde el 1 de febrero en protestas contra el golpe de Estado en Birmania, según informó este lunes (15.03.2021) la Organización de Naciones Unidas (ONU), que condenó la violenta represión contra manifestantes “pacíficos”, entre ellos mujeres y niños.

“Esto incluye a 38 personas a las que mataron ayer, la mayoría de ellas en el área de Hlaing Thayer, en Rangún, mientras que 18 personas murieron el sábado”, dijo Stephane Dujarric, portavoz del secretario general de la ONU, Antonio Guterres.

“Al menos 138 manifestantes pacíficos, incluidos mujeres y niños, han muerto en actos violentos desde el 1 de febrero”, añadió.

“El secretario general condena enérgicamente la continua violencia contra los manifestantes pacíficos y la continua violación de los derechos humanos más básicos del pueblo birmano”, continuó.

La junta militar de Birmania incrementó la represión contra los manifestantes que rechazan el golpe de Estado del 1 de febrero y las fuerzas de seguridad han matado al menos a 94 civiles en los dos últimos días.

La Asociación para la Asistencia de Presos Políticos (AAPP) en Birmania confirmó que en la jornada del lunes las autoridades volvieron a disparar munición real contra los manifestantes en varias ciudades del país, lo que dejó un balance de al menos 20 muertos y más de 50 heridos.

La matanza de ayer llegó después de que policías y soldados acabaran con la vida el domingo de al menos 74 personas, entre ellos una adolescente de 15 años y otros tres menores, durante el día más sangriento de la brutal actuación de las fuerzas de seguridad, según el registro actualizado la noche del lunes.

Esta asociación cifra el total las víctimas mortales desde el golpe de Estado en 183 como consecuencia de la violencia de las autoridades y acusa a la policía y los militares de reprimir brutalmente a personas pacíficas, además de destrozar y saquear propiedades privadas.

gs (afp, efe)

Fuente: DW