Al menos 15 muertos en incendio en campamento de refugiados rohinyá en Bangladés

“Hemos visto en este incendio algo que nunca habíamos visto en estos campos. Es algo impresionante, destructivo”, dijo Johannes van der Klaauw, responsable del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR) en Bangladés, añadiendo que hay al menos 560 heridos y 45.000 desplazados por el fuego.

El incendio comenzó aproximadamente a las 15.20 horas (9.20 GMT) del lunes (22.03.2021) en un campamento del área de Balukhali, en el distrito de Cox’s Bazar, y no pudo ser extinguido hasta esta madrugada.

“Casi 10.000 refugios han sido incendiados”, dijo a la agencia AFP desde la capital, Daca, Mohsin Chowdhury, secretario de gestión de catástrofes y ayuda.

“Hemos reunido una comisión de siete miembros para investigar el incendio” que se produjo el lunes, añadió. “Al menos seis personas han muerto”, precisó.

Los bomberos finalmente controlaron las llamas alrededor de la medianoche.

El incendio es el tercero que se produce en campos rohinyás en cuatro días, señaló el oficial de bomberos Sikder, quien subrayó que por el momento se desconocen las causas del fuego.

Dos incendios destruyeron el viernes (19.03.2021) decenas de viviendas rohinyás, según las autoridades.

Casi un millón de miembros de esta minoría musulmana de Birmania viven en condiciones precarias en campos del distrito de Cox’s Bazar tras huir de la represión militar en su país en 2017.

Las autoridades indicaron que el incendio comenzó en uno de los 34 campamentos, que abarcan más de 3.000 hectáreas, y luego se extendió a otros tres, obligando a los refugiados a huir con lo que pudieron salvar.

Al menos 50.000 personas han sido dezplazadas, según Refugees International, ya que el fuego quemó miles de chozas improvisadas de lona y bambú. 

Los congestionados campamentos de Cox’s Bazar son vulnerables a este tipo de incidentes debido a las deficiencia de las instalaciones, y las frágiles chozas de madera, bambú y plástico que cubren el área, aunque también se teme que algunos de los incendios puedan ser provocados.

A mediados del pasado enero, un incendio dejó a unos 3.500 rohinyás sin hogar después de que las llamas redujeron a cenizas más de medio millar de chozas.

Pocos días después, Unicef denunció el incendio premeditado de cuatro centros educativos para rohinyás.

Además continúa la polémica en Bangladés por el intento de las autoridades del país de reubicar a unos 100.000 rohinyás en la remota isla de Bhasan Char, con el objetivo así de descongestionar los campamentos, un proceso que comenzó el pasado diciembre con el envío de los primeros 3.500 refugiados y que ya alcanzan los 12.400.

Unos 738.000 rohinyás llegaron a los campamentos del sureste de Bangladés tras el estallido en agosto de 2017 de una campaña de persecución y violencia por parte del ejército de la vecina Birmania (Myanmar), que la ONU calificó de ejemplo de limpieza étnica y un posible genocidio, algo que investigan las cortes internacionales.

CP (efe, afp)

Fuente: DW