Amnistía Internacional reclama que se prohíba uso de tecnología de reconocimiento facial

La organización no gubernamental Amnistía Internacional pidió a los gobiernos que prohibían el uso de la tecnología de reconocimiento facial debido a que afecta el ejercicio de los derechos humanos.

“Amnistía Internacional lanza hoy una campaña global para pedir que los estados prohíban el uso de sistemas de reconocimiento facial, una forma de vigilancia masiva”, dijo la organización en un comunicado.

Los sistemas de reconocimiento facial son una forma de vigilancia masiva que viola el derecho a la privacidad y amenaza los derechos a la libertad de expresión, reunión pacífica y asociación, y el derecho a la igualdad y a no sufrir discriminación, agregó.

La campaña Ban the Scan (Veto al escaneo, en español) fue lanzada este 26 de enero en la ciudad de Nueva York, donde Amnistía Internacional, junto a un conjunto de organizaciones, reclama la promulgación de una ley que prohíba que los organismos oficiales utilicen tecnología de reconocimiento facial para vigilancia masiva en la ciudad.

En Argentina, en octubre del 2020, Amnistía Internacional y diversas organizaciones de la sociedad civil se manifestaron en contra de la reforma de la Ley 5.688 del Sistema Integral de Seguridad Pública de la Ciudad de Buenos Aires, que proponía la incorporación del Sistema de Reconocimiento Facial de Prófugos.

A pesar de las preocupaciones de la sociedad civil, el 22 de octubre de 2020, la Legislatura de Buenos Aires aprobó la reforma y legitimó el uso de tecnologías que legitiman la vigilancia masiva en el espacio público, agregó Amnistía.

Consideró que el uso de reconocimiento facial es una tecnología “desproporcionada” que recolecta datos sensibles y vulnera la presunción de inocencia y el debido proceso ya que las personas son consideradas sospechosas hasta tanto se analizan sus datos biométricos y se concluye que son inocentes.

“Asimismo, se ha demostrado que producen errores que menoscaban el derecho a la igualdad y pueden llevar a la criminalización de personas incorrectamente identificadas. El uso de estas tecnologías puede generar un efecto inhibidor y desincentivar gravemente formas de disidencia dificultando el ejercicio del derecho a la libertad de reunión, la libertad de asociación y la libertad de expresión”, agregó.

Ante el considerable riesgo que la tecnología de reconocimiento facial significa para los derechos humanos, Amnistía Internacional pide a los estados que impongan una prohibición total del uso, desarrollo, producción, venta y exportación de tecnología de reconocimiento facial con fines de identificación y vigilancia masiva.

Fuente: sputniknews

Imagen: © Foto : Pixabay / Free-Photos