Audiencia Nacional ha rechazado el último intento del rapero Pablo Hasel de evitar la entrada en prisión

La Sección Tercera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional ha rechazado este lunes el último intento del rapero Pablo Hasel de evitar la entrada en prisión, un recurso de súplica en el que instaba que se suspendiese la ejecución de su condena a nueve meses de cárcel por enaltecimiento del terrorismo e injurias a la Corona y a las Fuerzas de Seguridad. Espera ser detenido en las próximas horas porque de acuerdo a las fuentes de su entorno consultadas por ABC, entregarse no es una opción.

En el auto, al que tuvo acceso este diario, los magistrados razonan que con el «historial delictivo» de Hasél, «resultaría absolutamente discriminador respecto de otros delincuentes, y también una grave excepción individual en la aplicación de la Ley, totalmente carente de justificación, la suspensión de la ejecución de la pena».

Según razonan, a este tribunal no le corresponde «reexaminar nuevamente la trascendencia jurídico-penal de los hechos» por los que fue condenado, sino si cumple o no los requisitos para verse beneficiado de una suspensión de la ejecutoria. Y no es el caso, porque «el primer requisito que claramente no cumple» es la ausencia de antecedentes penales.

«Persiste en su actitud antisocial»

Recuerdan que su sentencia lo fue con un agravante de reincidencia, pues fue sentenciado a dos años de prisión por enaltecimiento del terrorismo y en aquella ocasión, el tribunal acordó que no entrase en la cárcel. Además, ven «evidente que las circunstancias del penado que aparecen en las actuaciones no denotan la intención del penado de reparar, al menos moralmente, el daño causado, sino que, al contrario, persiste en su actitud antisocial».

+Noticias:  Madrid prohibió las manifestaciones para celebrar el Día Internacional de la Mujer debido al gran impacto del coronavirus

Aparte de esa primera condena suspendida en su ejecución, también fue condenado en sentencia de 3 de febrero de 2017, firme el 9 de mayo del mismo año, por un delito de resistencia o desobediencia a la autoridad o sus agentes y en sentencia de 23 de julio de 2018, firme el 10 de octubre del mismo año, por allanamiento de un local. Es a estos antecedentes a los que se refiere el tribunal cuando habla de un «historial delictivo» incompatible con el beneficio que reclama en su recurso de súplica.

Se pronuncia así en línea con la Fiscalía que ya el pasado domingo se opuso a suspender la entrada en prisión de Hasel. El viernes venció el plazo de diez días que le había dado el tribunal sentenciador y este lunes ha protagonizado un encierro en el rectorado de la Universitat de Lleida para impedir su detención.

No obstante la perspectiva de que los Mossos d’Esquadra desalojen la protesta lleva a las fuentes del entorno del rapero consultadas por ABC a presumir una detención «inminente». No se entregará ni se presentará para ingresar voluntariamente. «No es una opción», dicen esas fuentes.

Fuente. ABC.es