Autoridades bangladesíes enviaron un cuarto grupo de unos 2.000 refugiados rohinyá a una isla remota en la bahía de Bengala

Las autoridades bangladesíes enviaron este lunes (15.02.2021) un cuarto grupo de unos 2.000 refugiados rohinyá a una isla remota en la bahía de Bengala, como parte de la cuarta fase de un criticado plan para descongestionar sus masificados campamentos.

Desde diciembre de 2020, Bangladesh ha trasladado a más de 7.000 personas de esta minoría musulmana, que huyó en masa desde Birmania en agosto de 2017, tras una campaña de persecución por parte del ejército, lo que la ONU calificó de ejemplo de limpieza étnica y posible genocidio.

Más de un millón de rohinyás han huido de oleadas de violenta persecución en su Birmania natal y actualmente viven en campamentos superpoblados y en miserables condiciones en la ciudad de Cox’s Bazar, en Bangladesh.

Las autoridades de la nación asiática afirman que todos se han trasladado voluntariamente y que el plan es necesario para evitar la masificación de los campamentos de refugiados del sureste del país.

Sin embargo, grupos internacionales como Human Rights Watch (HRW) han instado a detener el proceso debido a las condiciones de la isla Bhasan Char, que surgió hace apenas 20 años, está deshabitada y suele ser golpeada por desastres naturales, como tormentas e inundaciones.

Bangladesh anunció en 2017 por primera vez su intención de reubicar a unos 100.000 rohinyás en esta isla de unos 40 kilómetros cuadrados, aunque detuvo temporalmente el plan debid a las dudas expresadas por la ONU.

rrr/ap/efe

Fuente: DW