Banco de Japón refuerza su arsenal con 6.000 millones de dólares para emergencias

El Banco de Japón recurrirá a 6.000 millones de dólares en efectivo de una cuenta del Estado, una medida excepcional destinada a garantizar que dispone de suficiente munición para combatir cualquier perturbación del mercado causada por el reciente resurgimiento de las infecciones por coronavirus.

Según el acuerdo anunciado el miércoles, el banco central comprará efectivo en dólares del Ministerio de Finanzas en cualquier momento hasta finales de marzo del próximo año al tipo de cambio del mercado en ese momento.

Será la primera vez que el Banco de Japón compre dólares directamente del Ministerio de Finanzas, lo que pone de relieve la cautela del banco ante el riesgo de que se produzcan nuevas tensiones en la financiación del dólar a finales de año.

El movimiento es “en preparación para una ejecución más fluida de las operaciones del Banco de Japón, como la cooperación financiera internacional y el suministro de divisas a las instituciones financieras”, dijo el Banco de Japón en el comunicado.

La decisión probablemente dará al Banco de Japón flexibilidad para hacer frente a cualquier escasez de dólares que las instituciones financieras nacionales enfrenten antes de fin de año y el cierre del año fiscal de Japón en marzo.

“La financiación en dólares no es un problema ahora, pero tal vez podría convertirse en un problema en el futuro. Esta es una medida razonable para el Banco de Japón”, dijo Tohru Sasaki, jefe de análisis de los mercados japoneses en JP Morgan Securities.

“En el pasado, el Banco de Japón ha dependido de la Reserva Federal. Pero si hacen esta transacción con el Ministerio de Finanzas no tienen que depender de la Reserva Federal”, dijo.

El ministerio, por su parte, puede utilizar los ingresos en yenes para pagar el creciente coste del servicio de la enorme deuda pública de Japón, diversificando sus reservas exteriores añadiendo más oro, según los analistas.

Fuente: Reuters

Imagen: La sede del Banco de Japón en Tokio, Japón, 22 de mayo de 2020. REUTERS/Kim Kyung-Hoon