Bangladesh comenzó la reubicación de más de 1.600 refugiados rohingya en una isla en el Golfo de Bengala

Este viernes, Bangladesh comenzó la reubicación de más de 1.600 refugiados rohingya en una isla en el Golfo de Bengala. Las autoridades se escudan en la necesidad de aliviar la sobrepoblación de los campos en la zona de Cox bazar, a donde los rohingya llegaron en 2017 tras huir de la persecución en Myanmar. La ONU y diversas organizaciones de derechos humanos instan al gobierno a parar esta relocalización bajo acusaciones de arbitrariedad y movimiento forzoso.

Hace tan solo 20 años no existía la isla de Bashan Char. Situada a 34 kilómetros de la costa, en pleno Golfo de Bengala, la isla está formada por sedimentos provenientes del estuario del río Meghna. Solía inundarse durante el Monzón, pero las autoridades de Bangladesh aseguran haberla reforzado con barreras. Han construido casas, hospitales y mezquitas por valor de 112 millones de dólares y esperan reubicar allí a alrededor de 100.000 rohingyas.

Esta cifra supone solo una fracción de los más de 700.000 refugiados de esta minoría musulmana que tuvo que huir en 2017 de las persecuciones en la vecina Myanmar. Sin embargo, la principal reclamación de la ONU y organizaciones humanitarias como Human Rigths Watch (HRW) es la falta de condiciones dignas de vida en una isla que tiende a sufrir estragos naturales. Por este motivo, el plan del gobierno de Bangladesh ya fue parado en 2017.

Secretismo y acusaciones de reubicaciones forzosas

“Las autoridades deben detener de inmediato la reubicación de más personas refugiadas en Bhasan Char, deben devolver a las personas que están en la isla a sus familias y comunidades en el Bangladesh continental, y deben seguir el debido proceso, incluida la participación completa y significativa de las personas refugiadas en cualquier plan para su reubicación”, ha aseverado Amnistía Internacional en un comunicado en su página web.ADVERTISING

Las autoridades de Bangladesh comenzaron este viernes el desplazamiento de un primer grupo de 1.642 rohingyas, según informa AP, después de que el jueves cientos de refugiados fueran evacuados en 11 autobuses del campo de refugiados de Kutupalong, en el sureste del país. El Ministro de Asuntos Exteriores, Abdul Momen, aseguró ese mismo día a los medios que “el gobierno no llevará a nadie a Bhasan Char por la fuerza. Mantenemos esta posición”.

Sin embargo, Human Rights Watch asegura que el gobierno bangladesí ha formado una lista de 4.000 refugiados para ser reubicados de manera arbitraria. Según la organización, al menos 12 familias rohingyas aseguraron “que sus nombres estaban en la lista, pero que no se habían ofrecido voluntariamente para reubicarse”. La reubicación voluntaria es una condición indispensable, según la comunidad internacional, para que se lleven a cabo estos movimientos.

Refugiados acusan al gobierno de torturas y amenazas

“Nos han traído aquí por la fuerza”, dijo un hombre de 31 años a Reuters con lágrimas en los ojos mientras subía a un autobús desde los campamentos cerca de Cox’s Bazar. “Hace tres días, cuando me enteré de que mi familia está en la lista, me escapé del box, pero ayer me atraparon y me trajeron aquí”.

Como este testimonio, las agencias recogen otros muchos que acusan a las autoridades de Bangladesh de movimientos forzosos, incluso de torturas. Jannat Ara, de 18 años, dijo a AP que su padre fue detenido por la policía local durante un día y amenazado con armas para que aceptara por la fuerza la reubicación. También Khulsuma Khatun, de 60 años, afirmó que su hija y su yerno fueron “llevados por la fuerza” a un campo de tránsito y “torturados” por la seguridad.

Naciones Unidas se ha desmarcado de esta operación y ha aseverado que “tienen información limitada sobre el ejercicio general de reubicación”, tras insistir en que el proceso debe ser voluntario. Hay que recordar que la huida de los rohingya de Myanmar hacia Bangladesh en 2017 comenzó tras un proceso de persecución del ejército birmano que la propia ONU calificó como ejemplo de limpieza étnica y posible genocidio.

Imagen: Autobuses esperan para llevar a los rohingyas desde un campo de refugiados de Cox’s Bazar a Chattogram, desde donde finalmente serán trasladados a la isla de Bhasan Char. 3 de diciembre de 2020. © Stringer/REUTERS

Con AP, Reuters y EFE

Fuente: France24