CEPAL: Honduras tiene $1.879 millones en daños tras tormentas

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) estimó en casi dos mil millones de dólares los daños ocasionados en Honduras por las tormentas tropicales Eta e Iota.

La CEPAL calculó en 1.879 millones de dólares los daños ocasionados en Honduras por las tormentas tropicales Eta e Iota que -en las primeras dos semanas de noviembre- azotaron al país centroamericano, informó este domingo (20.12.2020) la Presidencia hondureña.

Según un informe elaborado por la CEPAL, a petición del Gobierno hondureño, los daños de las dos tormentas son de “45.676 millones de lempiras (unos 1.879 millones de dólares) y una reducción del 0,8 por ciento en el crecimiento del producto interno bruto (PIB) de este año que se suma a los efectos derivados de la pandemia de COVID-19”.

“Los impactos de las dos tormentas en Honduras han estado devastadores tanto en términos sociales como en términos económicos. A nivel humanitario hay más de 4 millones de personas afectadas, con 2,5 millones de personas en necesidad. Hay 92.000 personas en albergues y 62.000 casas afectadas”, señala el informe de la CEPAL. El 50 por ciento de estos efectos son “daños directos”, 45 por ciento son pérdidas y el 5 por ciento restantes costos adicionales que surgieron como consecuencia de las dos tormentas tropicales.

El sector privado se ve “más impactado con efectos totales de 36.210 millones de lempiras (1.490 millones de dólares), que corresponde a 69 por ciento de todos los efectos”, mientras que el público sufre daños por 9.458 millones de lempiras (392,9 millones de dólares), lo que equivale al 31 por ciento de los efectos totales, indicó la CEPAL. Los sectores más afectados son transporte (837,9 millones de dólares), agua y saneamiento (292,2 millones de dólares) y vivienda 266,2 millones de dólares), lo cual refleja el “severo impacto que las recientes tormentas tropicales tienen en la vida de nuestra población”, afirma el informe.

+Noticias:  Autoridades hondureñas desmontaron un campamento donde funcionaba una escuela para entrenar sicarios de la pandilla Mara Salvatrucha

Ante estos daños y pérdidas, el documento destaca la importancia de que el proceso de reconstrucción de Honduras tenga una “visión hacia la Agenda 2030” de Desarrollo Sostenible, con especial enfoque en la resiliencia para que el daño y la devastación de futuras tormentas “sean menos severos”. Los embates de Eta e Iota presentan una “nueva oportunidad a Honduras para realizar un análisis retrospectivo sustentado también en las experiencias vividas durante eventos climáticos previos, entre los que destacan los huracanes Fifí (1974) y Mitch (1998)”, subrayó la entidad.

El documento fue elaborado con el apoyo de las secretarías de Finanzas y de Coordinación General de Gobierno, el Sistema de Naciones Unidas (SNU) en Honduras, el Banco Mundial (BM) y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), entre otros. Entre 1998 y 2017, Honduras fue el segundo país del mundo más afectado por desastres climáticos, según el índice de riesgo climático.

ama (efe, Honduriario, Radio América, Proceso Digital)

Fuente: DW