Chyno Miranda cuenta todo acerca de la batalla que libra por su salud tras meses en cama

A finales de octubre, siete meses después de haber superado la enfermedad del coronavirus que le provocó dolores musculares extremos y falta de oxígeno, Chyno Miranda percibió que algo no estaba bien en su cuerpo. “Empecé a sentir molestias en los dedos de los pies, luego un hormigueo”, cuenta el venezolano de 36 años, quien caminando hacia su coche junto a su esposa Natasha Araos dejó de sentir las extremidades inferiores y tuvo que buscar un lugar para sentarse.  “Empecé a sentir entumecimiento y dolores fuertes en mis piernas”.

Los malestares se fueron intensificando al grado de que una noche mientras dormía el dolor fue insostenible. “Cuando decidimos meterlo al hospital ya no podía moverse, se me cayó de la cama”, recuerda consternada Araos, de 35 años, de ese episodio vivido en su casa en Miami. “Cuando le dio el calambre en las piernas fue tan fuerte que se volteó de la cama y se cayó y fue cuando dije: ‘Esto tiene que pasar a manos de profesionales’”.

El diagnóstico fue devastador. “[La] COVID-19 desencadenó un compromiso en el sistema nervioso que se [convirtió] en una neuropatía periférica”, cuenta el cantante cuyo nombre de pila es Jesús Alberto Miranda de la condición en que nervios dañados pueden causar, entre otros malestares, debilidad, entumecimiento y dolor, generalmente en las manos y los pies. “Imagínate, en una cama, sin caminar, lo primero que pensé fue se me acabó mi carrera artística”.

Por suerte, su compañera de vida y madre de su hijo Lucca de un año, le inyectaron ganas de luchar y vivir. “Me dije a mí misma: ‘Bueno Natasha, no podemos hacer nada, ya sucedió, ya lo tiene, ahora el gran trabajo que tienes es tuyo para fortalecer a tu esposo’”, cuenta la venezolana a quien los primeros días le prohibieron la entrada al hospital debido a la pandemia, pero posteriormente logró ver a su marido cada tercer día y hasta logró que su retoño viera a su papi al otro lado de una ventana. “Empezó la recuperación con terapias hospitalizado todo un mes”, continúa. “[Hoy los doctores] me dan un pronóstico que en marzo puede estar mejor. Me dicen que la evolución ha sido grandísima. Jesús ha dado todo de sí”.

“En una cama, sin caminar, lo primero que pensé fue se me acabó mi carrera”.

– CHYNO

+Noticias:  Fallece el primer congresista en Perú a causa del COVID-19

El galeno colombiano Carlos Ramírez-Mejía, del hospital Baptist en Miami, explica que con terapias y una excelente nutrición pacientes que han padecido esta enfermedad se pueden recuperar. “Con el coronavirus, [la neuropatía] es una de las cosas que pueden pasar; generalmente es una complicación que se puede ver muy cerca al cuadro agudo, pero puede suceder a largo plazo”, explica Ramírez-Mejía, quien está certificado por la Junta Médica de Psiquiatría y Neurología de Estados Unidos y no ha tratado al cantante.  “En algunos casos, la mejoría puede ser dramática. En otros puede haber una mejoría intermedia y hay personas que no se recuperan al 100 por ciento”.

En el caso de Chyno, quien ya camina, su faena inició en el nosocomio. “Las terapias eran en la cama. [Le daban] masajes. Ya que vieron que fue agarrando fuerza, a la semana y media ya [podía] levantarse, [le pusieron] una correa en la cintura —daba diez pasos de ida y luego de regreso. Luego [hacía ejercicio] en una máquina elíptica, pero siempre con al enfermera que lo agarraba con el cinturón” cuenta Araos, quien ahora ayuda a su marido a continuar con sus ejercicios en casa. “Viene un fisioterapeuta a casa por las mañanas; trabajan coordinación y balance. Luego trabaja con pesas para recuperar el tono muscular que es necesario para que él pueda caminar de manera normal como lo hacía antes y luego en las tardes viene la estimulación muscular con electroestimulación”.

Fuente: People en Español