Cientos de personas atrapadas tras ataque yihadista en Mozambique

Cientos de personas, entre ellas personal expatriado, están atrapadas desde el 24 de marzo en un hotel de la ciudad de Palma, al norte de Mozambique, asediada por insurgentes yihadistas, informaron este viernes (26.03.2021) trabajadores y fuentes de la seguridad.

El Ejército trataba de evacuar por vía aérea al personal hacia un lugar seguro desde esta zona que alberga un proyecto de gas natural licuado. Los grupos insurgentes empezaron a atacar la ciudad costera el 24 de marzo por la tarde que llevó a los habitantes a huir a los bosques vecinos y al personal extranjero a refugiarse en el Hotel Amarula.

El Gobierno ha confirmado el ataque y aseguró que fuerzas de seguridad lanzaron una ofensiva para expulsar a los grupos extremistas de la ciudad. La embestida se produjo el día del anuncio por la empresa francesa Total de la reanudación de los trabajos de construcción en el yacimiento de gas que debería estar operativo para 2024. Total es el principal inversor del proyecto, con una participación del 26,5 por ciento. Otros seis grupos internacionales están implicados, entre ellos el italiano Eni y el estadounidense ExxonMobil.

Una persona que trabaja para una compañía asociada a Total dijo que helicópteros sobrevolaron el hotel el viernes tratando de encontrar un “corredor para evacuar a las cerca de 180 personas atrapadas” en el mismo, informó la agencia AFP. Palma está situada a más de 1.800 km al noroeste de Maputo, en la provincia de Cabo Delgado, rica en gas, donde las autoridades hacen frente a una violenta insurrección desde 2017.

Yihadistas armados -conocidos con el nombre de Al Shabab (Los jóvenes, en árabe) que juraron fidelidad al grupo Estado Islámico en 2019- han saqueado pueblos y ciudades en la provincia, provocando el éxodo de cerca de 700.000 personas, según la Organización de las Naciones Unidas. En los últimos meses, los ataques habían perdido intensidad. Sin embargo, la violencia se ha cobrado la vida de al menos 2.600 personas, la mitad civiles, según la ONG estadounidense ACLED.

Fuente: ama (afp, ap) DW