Conflicto en Nagorno Karabaj: Dos hombres armenios fueron decapitados por presuntos miembros de fuerzas azeríes

El conflicto en Nagorno Karabaj sigue recrudeciéndose en medio de reportes de violaciones de los derechos humanos. El último caso corresponde a dos hombres ancianos armenios que fueron decapitados por presuntos miembros de fuerzas azeríes, hechos que fueron grabados y difundidos en redes sociales, informó este miércoles The Guardian.

Los hombres armenios no eran combatientes y ambos fueron decapitados por hombres con uniformes de las fuerzas armadas de Azerbaiyán. La confirmación de sus identidades fue lograda gracias a un trabajo conjunto entre organismos humanitarios y periodistas de el medio británico, que contrastaron con fuentes en el terreno los videos de las decapitaciones con testimonios y fotos aportadas por miembros de la comunidad.

Una de las víctimas fue identificada como Genadi Petrosyan, de 69 años, quien se había mudado a la aldea de Madatashen en Nogorno-Karabaj a fines de la década de 1980 proveniente de la ciudad de Sumgait, en Azerbaiyán.

El hombre aparece en uno de los videos publicados entre el 22 de noviembre y 3 de diciembre. Las imágenes muestran como hombres con uniformes militares azeríes sujetan su cabeza y se la cortan usando un cuchillo, luego la colocan sobre un animal muerto mientras una voz fuera de cámara dice: “Así es como nos vengamos, cortando cabezas”.

Petrosyan vivía solo y se resistió a salir de la aldea cuando las fuerzas de Bakú se acercaron. Uno de sus vecinos dijo que trató de hacer que se fuera bloqueándole el paso con su automóvil pero el hombre salió de su carro y caminó hasta su casa.

Eduard Hayrapetyan, el jefe de la aldea, conoció por tres décadas a Petrosyan y dijo que trato de sacarlo del pueblo pero luego regresó y tras algunos contactos dejó de saber de él hasta que vio el terrible video de su muerte. La mañana del 28 de octubre fue la última vez que hablaron. Ese fue el día en el que le dijo que fuerzas enemigas habían entrado a la aldea.

+Noticias:  Primer ministro de Armenia acusa intento de golpe de Estado

La situación ha ocasionado que organizaciones como Amnistía Internacional eleven peticiones a los gobiernos de los países en disputa para que investiguen los hechos atroces que suceden en sus fronteras, los cuales siguen sucediendo así la postura oficial de ambos sea mantener un “cese al fuego”.

“Los armenios y azerbaiyanos están viendo esos videos todos los días, y todos los días hay un nuevo video que está enviando una nueva ola de ataques a la sensibilidad del público”, dijo Tanya Lokshina, investigadora de Human Rights Watch, que preparó un minucioso informe sobre los abusos contra los prisioneros de guerra armenios, publicado a principios de este mes. “Ese trauma también resulta en mayores niveles de odio. Incluso ahora, cuando la etapa activa de la lucha ha terminado “.

La otra víctima identificada por The Guardian fue Yuri Asryan, un anciano solitario de 82 años que se había negado a abandonar la aldea de Azokh el pasado 20 de octubre cuando las fuerzas azerbaiyanas amenazaban con entrar en ella.

El video de su muerte fue publicado y compartido masivamente por el servicio de mensajería Telegram el pasado 7 de diciembre y muestra a dos soldados azerbaiyanos inmovilizando al anciano cerca de un árbol. Uno de ellos le pasa un cuchillo a otro, quien comienza a cortar el cuello de la víctima. Antes de que termine el video la cabeza del anciano empieza a separarse de su cuerpo.

Las fuerzas azerbaiyanas todavía tienen control de la aldea de Azokh en virtud del acuerdo de alto al fuego firmado el pasado 9 de noviembre entre Bakú (capital de Azerbaiyán) y Ereván (capital de Armenia).

+Noticias:  Twitter elimina cientos de cuentas que dice que están vinculadas a Irán, Rusia y Armenia

Autoridades defensoras de derechos humanos preparan demandas para que se reconozca la responsabilidad de los soldados que perpetraron sus asesinatos y para que se detengan estos crímenes.

Fuente: infobae

Imagen: Los miembros del servicio azeríes sostienen armas mientras posan para una fotografía en el asentamiento de Suqovushan, que quedó bajo el control de las tropas de Azerbaiyán luego de un conflicto militar en Nagorno-Karabaj contra las fuerzas de etnia armenia y una nueva firma de un acuerdo de alto el fuego, en el distrito de Tartar, diciembre 6, 2020. Fotografía tomada el 6 de diciembre de 2020. REUTERS / Aziz Karimov