Diplomáticos de la Unión Europea y otras legaciones occidentales que trabajan en Afganistán exhortaron a los talibanes a detener la violencia

Los diplomáticos de la Unión Europea (UE) y otras legaciones occidentales que trabajan en Afganistán exhortaron a los talibanes a detener la violencia.

“La Delegación de la UE y las misiones diplomáticas de Alemania, Australia, Canadá, República Checa, Dinamarca, España, Estados Unidos, Finlandia, Francia, Italia, el Alto Representante Civil de la OTAN en Afganistán, Países Bajos, Reino Unido y Suecia condenan fuertemente la continuación de asesinatos, secuestros y destrucción de infraestructura vital, todo lo cual perjudica directamente al pueblo afgano”, dice una declaración conjunta emitida este domingo [el 31 de enero].

El documento señala que “la violencia está dirigida contra representantes de la sociedad civil, judiciales, mediáticos, religiosos, médicos y del Gobierno civil, que son esenciales para un Afganistán pacífico y próspero”.

“Los talibanes son responsables de la mayor parte de esta violencia selectiva, y sus ataques socavan las instituciones estatales y contribuyen a un entorno de inseguridad en el que los grupos terroristas y criminales pueden operar libremente. Hacemos un llamado al Gobierno de Afganistán para que investigue de manera más activa y transparente estos ataques para garantizar que quienes instigan y llevan a cabo actos de violencia contra la población sean identificados y llevados ante la justicia”, añade el texto.

Los firmantes exhortan a los talibanes a “comprender que sus acciones violentas y destructivas indignan al mundo y deben cesar para que la paz llegue a Afganistán”.

“Esperamos que los talibanes demuestren su apoyo al pueblo de Afganistán poniendo fin a la violencia, deteniendo la destrucción de infraestructura vital y comprometiéndose con una paz sostenible, en beneficio de todos los afganos”, concluye la declaración.

Fuente: sputniknews

Imagen: © AFP 2020 / Jawed Tanveer

+Noticias:  Enorme incendio se ha declarado en un depósito de hidrocarburos en el cruce de Islam Qaleh, en la frontera de la provincia occidental afgana de Herat