EE.UU: Protestas por muerte de hombre afrodescendiente a manos de un policía blanco en Columbus

Un hombre afrodescendiente murió a manos de un policía blanco en Columbus -el segundo caso en pocas semanas en esta ciudad de Estados Unidos- lo que atizó la indignación en un país que vive un histórico movimiento contra el racismo y la brutalidad policial desde la primavera boreal, según trascendió este jueves (24.12.2020).

Andre Maurice Hill, de 47 años, estaba en el garaje de una casa el lunes por la noche cuando el uniformado le disparó varias veces. La Policía había recibido una llamada para acudir al lugar por un incidente menor.

Las imágenes de la cámara portátil del oficial muestran a Hill caminando hacia el agente con un teléfono móvil en su mano izquierda, mientras su otra mano permanece invisible. Segundos después, el policía dispara su arma y el civil se desploma. No se produce ningún sonido que explique las circunstancias del tiroteo. El oficial Adam Coy y su colega esperaron varios minutos antes de acercarse a la víctima aún viva, que falleció poco después.

Ante esto, el jefe de la Policía de la ciudad, Thomas Quinlan, anunció el jueves el inicio de un sumario por mala conducta grave contra Coy en vistas de su despido. “Tenemos a un agente que violó su juramento de respetar las reglas y las políticas de la Policía de Columbus”, explicó Quinlan en un comunicado y agregó que “las consecuencias de esta violación son de tal grado que exigen una acción inmediata. Esta violación costó la vida a un inocente”.

El agente, que ya fue suspendido, será escuchado el 28 de diciembre por el director de Seguridad Pública de la ciudad, Ned Pettus, que decidirá sobre su suerte. En tanto, decenas de personas se manifestaron en la tarde del jueves en el barrio en el que Andre Hill fue asesinado para denunciar la violencia policial contra los afrodescendientes y pedir justicia.

+Noticias:  EE.UU dará a Ucrania un paquete de asistencia en seguridad que incluye armas letales por un valor de 125 millones de dólares

Hill, que estaba desarmado, fue el segundo afrodescendiente que ha muerto en circunstancias similares en menos de tres semanas en Columbus: Casey Goodson Jr., de 23 años, recibió varios disparos el 4 de diciembre cuando volvía a casa después de comprar unos sándwiches.

El alcalde de Columbus, Andrew Ginther, dijo que estaba “indignado” por la muerte de Hill y que se sintió “muy perturbado” por el hecho de que ninguno de los dos policías le aplicara los primeros auxilios. El funcionario pidió el “despido inmediato” de Coy. Hill “era conocido por los residentes de la casa delante de la cual estacionó su vehículo y era un invitado, no un ladrón”, señaló.

ama (afp, nbc, the new york times)

Fuente: DW