El aumento de las muertes en Estados Unidos ha moderado el entusiasmo por la vacuna para el COVID-19

El aumento de las muertes en Estados Unidos ha moderado el entusiasmo por la vacuna para el COVID-19, con proyecciones de fallecimientos diarios similares a los de los ataques del 11 de septiembre de 2001 en cada día de los próximos meses, pese a un rápido despliegue de inoculaciones que podría comenzar el lunes.

El jueves se informaron de otras 2.902 muertes en Estados Unidos, un día después de un récord de 3.253 personas fallecidas, un ritmo que se prevé que continúe durante los próximos dos o tres meses hasta que haya una distribución generalizada de la vacuna.

Las cifras diarias equivalen aproximadamente a los 2.996 muertos en los ataques del 11 de septiembre de 2001, están por encima de los 2.403 fallecidos en el ataque de 1941 a Pearl Harbor, eventos traumáticos para Estados Unidos durante años.

“Probablemente, durante los próximos 60 a 90 días, vamos a tener más muertes por día de las que tuvimos el 11 de septiembre o las que tuvimos en Pearl Harbor”, dijo el doctor Robert Redfield, director de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) al Consejo de Relaciones Exteriores el jueves.

“La realidad es que la aprobación de la vacuna esta semana no va a tener ningún impacto en los próximos 60 días”, dijo Redfield.

Estados Unidos se acercaba a disponer de una vacuna el jueves luego de que un panel de asesores externos de la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA) votó abrumadoramente por apoyar el uso de emergencia de la inmunización contra el coronavirus desarrollada por Pfizer con su socio alemán BioNTech.

+Noticias:  Gobierno de EE.UU acusa a seis miembros de la organización Oath Keepers por presunto papel en asalto al Capitolio

La FDA dijo el viernes que trabajará rápidamente para dar la autorización.

El secretario de Salud y Servicios Humanos, Alex Azar, dijo a ABC News que podrían empezar a vacunar tan pronto como el lunes o el martes.

Gran Bretaña y Canadá ya han aprobado la vacuna de Pfizer, y el panel asesor de Estados Unidos debe revisar una segunda vacuna, de Moderna Inc, la próxima semana.

Se espera que los trabajadores de la salud, los equipos de primeros auxilios y los residentes de los asilos reciban las primeras dosis, pero un despliegue amplio se enfrenta a importantes retos logísticos para cumplir con la meta del presidente electo Joe Biden de inocular a 100 millones de personas en los 100 días siguientes al 20 de enero.

“No será como un interruptor de luz que se enciende y se apaga”, dijo el doctor Mark Mulligan, director del Centro de Vacunas de Salud Langone de la Universidad de Nueva York e investigador principal de los ensayos de Pfizer.

El doctor Michael Osterholm, miembro de la junta asesora de Biden sobre el coronavirus, dijo a CNN que pasarán varios meses antes de que el país vea una amplia disponibilidad de vacunas.

También hay escepticismo entre los estadounidenses sobre las vacunas, ya que sólo el 61% dice que está dispuesto a vacunarse, según una encuesta de Reuters/Ipsos.

Además, las mujeres estadounidenses, que tradicionalmente toman la mayoría de las decisiones de salud en las familias, son más cautas que los hombres, ya que la encuesta mostró que el 35% estaba “muy” o “nada” interesadas en recibir una vacuna.

Imagen: Evelia De La Cruz, trabajadora del hospital Roseland Community, limpia la habitación de una paciente de coronavirus en South Side de Chicago, Illinois. Diciembre 8, 2020. REUTERS/Shannon Stapleton

+Noticias:  Gobierno iraní pidió de nuevo a Estados Unidos que levante todas las sanciones impuestas

Fuente: Reuters