Enfermedad de agua dulce relacionada con el cambio climático está matando a delfines

Se trata de la enfermedad de agua dulce, una afección que provoca dermatitis cutánea en los delfines con graves lesiones ulcerosas y aunque por sí misma no es mortal, hace de las heridas un blanco fácil para la aparición de bacterias letales.

Después del impacto del huracán Katrina en 2005 en Nueva Orleans, se conocieron los primeros registros de esta enfermedad. En aquel entonces, biólogos que estudiaban el caso vieron que en decenas de de delfines de nariz botella murieron cubiertos de lesiones ulcerosas, con conocer el origen del mal en los animales.

Desde entonces, el Centro de Mamíferos Marinos de California y la Univerisidad de Murdoch en Australia han investigado con esmero el origen de la enfermedad que va en aumento en delfines costeros.

Los resultados de la investigación relacionan a el cambio climático y la alteración de los océanos con la enfermedad de agua dulce, cuando se pierden el nivel de salinidad conforme aumenta el deshielo de los polos. 

La alteración en la salinidad de las costas puede durar meses después de un huracán o tormenta, provocando un entorno hostil para los delfines, que “desarrollan lesiones cutáneas irregulares y elevadas en todo el cuerpo, que a veces cubren más del 70 por ciento de su piel”.

Fuente: WRadio