Estados Unidos cancela la visita de su enviado a Taiwán

Estados Unidos canceló una visita a Taiwán de su principal enviado a la ONU, confirmaron funcionarios el miércoles.

En un comunicado que cita los esfuerzos de transición antes de la inauguración presidencial de la próxima semana, el Departamento de Estado de Estados Unidos dijo que cancelaría todos los viajes al extranjero de alto nivel, incluido el viaje planeado del secretario de Estado Mike Pompeo a Europa.

“El Departamento de Estado está muy avanzado en sus esfuerzos de transición con el equipo del presidente electo [Joe] Biden. Estamos totalmente comprometidos con la finalización de un proceso de transición ordenado y sin problemas que se finalizará durante los próximos 8 días”, dijo un comunicado.

Biden prestará juramento como próximo presidente de Estados Unidos el 20 de enero.

Se esperaba que el embajador de Estados Unidos ante la ONU, Kelly Craft, llegara el miércoles en una visita de tres días a Taiwán, un plan que generó una reprimenda y una advertencia de China.

El lunes, Beijing arremetió contra la decisión de Estados Unidos de levantar las restricciones a los contactos entre funcionarios estadounidenses y taiwaneses después de que Pompeo el 9 de enero declarara “nulas y sin efecto” las restricciones autoimpuestas a los diplomáticos estadounidenses, miembros del servicio y otras interacciones de funcionarios con sus taiwaneses “contrapartes”.

Beijing considera a Taiwán una provincia separatista, pero Taipei ha insistido en su independencia desde 1949 y tiene relaciones diplomáticas con 16 países y regiones.

Estados Unidos reconoció formalmente a China en 1979 y cambió las relaciones diplomáticas de Taipei a Beijing, reconociendo la política de “Una China” y por lo tanto incluyendo a Taiwán como parte de China continental.

Sin embargo, recientemente intensificó su compromiso con Taiwán. En agosto pasado, el secretario de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos, Alex Azar, se convirtió en el político estadounidense de más alto rango en celebrar reuniones en la isla en décadas.

El año pasado también aprobó la venta de armas a Taiwán por valor de miles de millones de dólares.

Beijing ha pedido una y otra vez a Washington que respete la política de “Una China” y, en respuesta, ha aumentado su presencia militar en la región.

Fuente: AA