Federación Colombiana de Fútbol anuncia la salida de Carlos Queiroz

La Federación Colombiana de Fútbol ha decidido la noche de este martes dar por concluido el ciclo de casi dos años del portugués Carlos Queiroz al frente de la selección, después de que el equipo se encamine al naufragio cuando apenas se han jugado las primeras cuatro fechas de las eliminatorias al Mundial del 2022. El ambiente se había hecho irrespirable luego de que Colombia recibió nueve goles en sus últimas dos salidas, frente Uruguay en Barranquilla (0-3) y Ecuador en Quito (6-1). Las partes “acordaron la no continuidad del entrenador al frente de la selección Colombia”, señaló en un comunicado la federación, que ya inició la búsqueda de un nuevo seleccionador.

Queiroz (Mozambique, 1953), todo un trotamundos del fútbol, se despide de su primera aventura sudamericana con un balance de cuatro partidos ganados, dos empatados y dos perdidos en los ocho encuentros oficiales en los que dirigió a Colombia. En la Copa América del año pasado, el equipo dio señales esperanzadoras, con pleno de victorias en la fase de grupos sin encajar goles y una eliminación por penales ante Chile en los cuartos de final. Sin embargo, el calibre de esas dos recientes derrotas en eliminatorias, goleadas sin precedentes ante rivales directos, sentenciaron el destino del seleccionador en medio de un hervidero de rumores sobre pugnas internas entre los jugadores. Colombia no perdía dos juegos seguidos por eliminatorias desde 2009, y no sufría una goleada tan abultada como la que le propinó hace dos semanas Ecuador desde 1977, cuando cayó 6-0 ante Brasil en el Maracaná.

Pese a que había arrancado las clasificatorias con una goleada sobre Venezuela (3-0) y un empate sobre la hora ante Chile en Santiago (2-2), Colombia, irreconocible en sus dos últimas salidas, se desplomó en la tabla hasta el séptimo puesto en una región donde los cuatro primeros obtienen su boleto directo a la Copa del Mundo y el quinto clasificado disputa un repechaje. Las eliminatorias entran en una pausa hasta marzo, pero el margen de maniobra se agota. En la quinta fecha, Colombia recibe a Brasil, el líder solitario que ha ganado los 12 puntos que ha disputado, y después visita a Paraguay, que marcha en zona de clasificación con seis unidades.

Bajo el mando del argentino José Pékerman, Colombia creció durante los últimos dos mundiales con James Rodríguez y Falcao García como sus máximas figuras. El equipo se hizo un nombre en Brasil 2014, donde alcanzó los cuartos de final, su mejor participación histórica, y en Rusia 2018, cuando cayó en octavos en los penaltis ante Inglaterra. En febrero de 2019, la federación decidió encomendarse al experimentado Queiroz, con una hoja de servicios que ha incluido los banquillos de Portugal, Manchester United y Real Madrid. El portugués venía de clasificar a Irán en dos ocasiones consecutivas a la Copa del Mundo, pero cayó en ambos casos en la fase de grupos. El estratega europeo era prácticamente la última opción de garantías para una federación que pasó meses barajando candidatos, pero desconocía el fútbol colombiano o la dura eliminatoria sudamericana.

La conveniencia de cambiar de técnico con las largas y reñidas clasificatorias en marcha es debatible. En el ejemplo más fresco, en la pasada edición tanto Brasil como Argentina cambiaron de seleccionador en el camino, pero con fortunas muy distintas. Mientras la Canarinha apabulló desde que Tite relevó a Dunga después de seis de las 18 fechas, la Albiceleste siguió dando tumbos hasta el último momento. La selección argentina pasó de Gerardo Martino a Edgardo Bauza, y de este a Jorge Sampaoli para los últimos cuatro partidos, pero solo aseguró su clasificación con su victoria frente a Ecuador en la última fecha.

La propia Colombia tiene abundantes antecedentes. En medio del camino a Japón y Corea 2002 destituyó a Luis Augusto García y recuperó a Francisco Maturana, un seleccionador histórico que había clasificado al equipo a Italia 90. Pacho, como le conocen, ganó en casa la Copa América del 2001, pero se quedó afuera del Mundial.

Cuatro años después, en las eliminatorias para Alemania 2006, Maturana se mantuvo para el arranque en el banquillo, pero apenas sumó un punto en los primeros cuatro partidos y lo relevó Reinaldo Rueda. A pesar de un rendimiento notable que le permitió ascender en la tabla, Rueda se ahogó en la orilla y acabó eliminado en la última fecha. También rumbo a Sudáfrica 2010, la federación relevó a Jorge Luis Pinto con Eduardo Lara, y el equipo fue eliminado. En las clasificatorias a Brasil, Pékerman asumió las riendas después de cuatro fechas y ha sido el único reemplazante que ha sido capaz de enderezar el rumbo sobre la marcha.

Fuente: El Pais