Fundador de la red social Twitter anunció la venta de su primer tweet a través de un NFT

El primer tweet de Jack Dorsey, el CEO de la red social Twitter, ya vale US$ 2,5 millones en la puja en Valuables, el servicio de subasta de tweets

La subasta de la frase “just setting up my twttr” (“recién configurando mi twttr”) termina el 21 de marzo y Dorsey comunicó que las ganancias serán donadas al fondo de Give Directly para el socorro de África del COVID-19. 

Tal como un cuadro de Picasso o una pieza única de Cartier, los tweets están convirtiéndose en productos de lujo y únicos que pueden ser comprados o vendidos. Solo en 2020, se vendieron más de 400 tweets por aproximadamente US$ 75.000 a través de la plataforma Valuables.

Todo esto es posible gracias a NFT (Non-Fungible Tokens, o tókens no-fungibles), que funcionan como un certificado de propiedad no duplicable para cualquier activo digital. Si un activo fungible es algo que es duplicable o reemplazable, tal como una manzana, una computadora o una copia de un libro, un bien no-fungible es único, irreemplazable y no se puede intercambiar por otro, como el cuadro original de la Mona Lisa, la primera edición del Quijote o, en esta situación, el primer tweet de Jack Dorsey.

A estas alturas, los NFT no parecen tan útiles, ya que cualquiera puede acceder al primer tweet de Dorsey en cualquier momento, sacarle pantallazos e imprimirlo sin pedir permiso a nadie. Pero lo mismo pasa con una copia de la Mona Lisa, ya que cualquiera puede tener una réplica idéntica, pero no su versión original, que es lo que le da valor al activo. 

De esta manera, la tecnología NFT permite a los creadores monetizar su producto digital de una otra manera además de la publicidad o modelos de suscripción. 

¿CÓMO FUNCIONA?

De una forma simple, los NFT son parte del blockchain de Ethereum, una criptomoneda como el Bitcoin o Dogecoin, donde las transacciones quedan registradas en la cadena de bloques y la información es inalterable y accesible por todos. 

Pero que el NFT esté en una cadena de bloques no significa que sea lo mismo que una criptomoneda. Una criptomoneda es un activo fungible: se puede intercambiar uno por otro (aunque su valor puede durante esta transacción) y es divisible por una unidad menor (el Bitcoin puede ser divisible en unidades menores llamadas satoshis).

Entonces, el blockchain de Ethereum permite mantener los NFT en su sistema con atributos únicos que los enlaza con un activo digital específico. 

Otros sistemas de blockchain también pueden implementar sus propias versiones de NFT.

ACCIONES DIGITALES

No solo una frase de 280 caracteres puede atingir el valor de un raro coleccionable. También existen otras plataformas donde se puede adquirir NFT: Nifty Gateway es un marketplace de arte digital, Axie Infinity es un juego en el que el usuario se adueña de los personajes y, este jueves, concluyó la venta de la pieza digital del artista Beeple en la casa de subastas británica Christie’s. La obra se vendió por US$ 69 millones.

Pero donde la tecnología NFT está tomando mayor protagonismo es en el mundo de los influencers. El youtuber con más de 22,9 millones de suscriptores Logan Paul obtuvo aproximadamente US$ 5 millones a través de la venta de 3.000 tarjetas digitales con un dibujo de él mismo como un personaje de Pokémon.

Según New York Times, la firma estadounidense de gestión de talento One Day Entertainment está investigando cómo monetizar las NFT para que los fans puedan comprar “acciones” de un video de YouTube de un creador y lucrar con ingresos futuros generados por publicidad. La Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos todavía no permite a los vendedores de NFT garantizar ingresos como parte de la propiedad. 

Clout Market va más allá se define “como la bolsa de acciones, pero para comprar y vender tókens coleccionables de personas basadas en sus estadísticas, noticias, escándalos diarios y quién está en moda. Más drama, mejor”. Es decir, la plataforma vende tarjetas digitales coleccionables con fotos de personas famosas, como el empresario dueño de Tesla Elon Musk o el maquillador y modelo Jeffree Starr (en las tarjetas aparecen como “Elon Muskular” y “Jeffree Moon”, por temas legales), y su valor varía en tiempo real según la relevancia del influencer al momento de la transacción. Actualmente, la tarjeta con mayor valor es del billonario conocido por su aparición en la serie “Shark Tank” Mark Cuban (“Murk Curbun”), que cuesta 1,424 ETH (aproximadamente US$ 2.587) y solo hay cinco disponibles.

Finalmente, ¿vale la pena comprar? El deterioro gradual de un contenido digital es un fenómeno real, los formatos de tipos de los archivos cambian según avanza la tecnología, los sitios web pierden relevancia y terminan eliminándose o, simplemente, el dueño de un NFT puede perder su contraseña de su monedero digital. Pero es un riesgo que sufren los dueños de cualquier objeto de lujo también, solo que en el plano físico.

Fuente: americaeconomia