Importaciones soja China desde Estados Unidos se disparan en noviembre tras acuerdo comercial

Las importaciones chinas de soja estadounidense en noviembre subieron más del doble respecto al año anterior, mostraron el viernes datos de aduanas, ya que las cargas reservadas después de un acuerdo comercial de Fase 1 entre Pekín y Washington llegaron al país.

El principal importador mundial de soja compró 6,04 millones de toneladas de semillas oleaginosas de Estados Unidos en noviembre, un 136% más que las 2,56 millones de toneladas de hace un año, mostraron datos de la Administración General de Aduanas.

Los compradores chinos intensificaron las adquisiciones de productos agrícolas estadounidenses a principios de este año, en parte para cumplir los compromisos asumidos en el acuerdo de enero destinado a moderar una guerra comercial entre las dos economías más grandes del mundo.

Los envíos de noviembre también aumentaron frente a los 3,4 millones de toneladas del mes anterior, cuando la soja estadounidense comenzó a dominar el mercado en el cuarto trimestre.

En los primeros 11 meses del año, China importó 20,05 millones de toneladas de soja estadounidense, un 45% más que los 13,85 millones de toneladas del año anterior.

También compró 2,74 millones de toneladas de soja brasileña en noviembre, un 29% menos que los 3,86 millones de toneladas del año anterior, y también una caída desde los 4,23 millones de toneladas de octubre, con la temporada de soja del país sudamericano llegando a su fin.

Los envíos brasileños durante enero-noviembre llegaron a 63,1 millones de toneladas, un 19% más que los 52,84 millones de toneladas de 2019.

Fuente: Reuters

Imagen: Foto de archivo de trabajadores moviendo soja imporatada de EEUU en el puerto de Nantong, en la provincia china de Jiangsu. Abr 9, 2018. REUTERS/Stringer ATENCIÓN EDITORES, ESTA IMAGEN FUE SUMINISTRADA POR UNA TERCERA PARTE, PROHIBIDO SU USO EN CHINA

+Noticias:  EE.UU está desarrollando una nueva tecnología de vanguardia que podría curar las heridas de una persona cinco veces más rápido que de forma natural