Indonesia libera a clérigo radical islamista Abu Bakar Bashir, vinculado a los atentados de Bali de 2002

El clérigo radical islamista Abu Bakar Bashir, vinculado a los atentados de Bali de 2002, fue liberado este viernes (08.01.2021) de una prisión indonesia gracias a una reducción de pena, lo que ha irritado a las víctimas.

Abu Bakar Bashir, de 82 años, es considerado el líder espiritual de la organización islamista Jemaah Islamiya, responsable de los atentados de Bali en octubre de 2002, en los que murieron más de 200 personas, entre ellas decenas de australianos.

Él siempre ha negado estar implicado en estos ataques y su condena por estos atentados, los peores perpetrados en Indonesia, fue anulada en apelación por falta de pruebas.

El jefe religioso fue condenado a 15 años de prisión en otro caso, por haber ayudado a financiar campos de entrenamiento islamistas en la provincia conservadora de Aceh.

Pero obtuvo una reducción de pena. Sus abogados también alegaron el riesgo de contraer el coronavirus en la cárcel debido a su avanzada edad.

Hace dos años se aplazó un primer intento de liberarlo debido al malestar que generó en Indonesia y Australia, países de donde eran originarias decenas de víctimas de los atentados de 2002.

El viernes por la mañana “fue entregado a su familia que, acompañada de un equipo de abogados, vino a recogerlo a la cárcel”, cerca de Yakarta, donde estaba detenido, afirmó una portavoz de las autoridades penitenciarias, Rika Aprianti, en un comunicado.

Salió en una camioneta blanca de la prisión de Gunung Sindur sobre las 5H30 (22H30 GMT del jueves), escoltado por miembros de las fuerzas antiterroristas indonesias, constataron varios periodistas de la AFP.

+Noticias:  Una mujer en Indonesia asegura que se embarazó después de que una ráfaga de viento entrara a su cuerpo

El líder religioso, quien se negó a renunciar a su ideología extremista, debe llegar a su casa de Solo, en el centro de la isla de Java, este mismo viernes. 

Su liberación incomoda a víctimas y familiares

A Jan Laczynski, de 51 años, esta liberación le trae recuerdos dolorosos. El australiano recuerda haberse tomado unas copas con unos amigos en el Sari Club antes de su vuelo a Australia. Unas horas más tarde cinco de sus amigos murieron en las explosiones.

“Me duele, me gustaría que se hiciera justicia”, declaró a la AFP desde Melbourne. “Él no ha cambiado, ha empeorado, si cabe. Seguirá predicando el mal, y ese mal debe terminar”.

Thiolina Ferawati Marpaung, una habitante de Bali, sufre secuelas de las heridas en los ojos causadas por los trozos de vidrio proyectados durante las explosiones.

“Su liberación me hace sentir incómoda”, dice. La noticia es “profundamente traumática para las familias y amigos de los 88 australianos muertos en 2002 y los cuatro muertos en 2005 en Bali y los muchos heridos”, afirmó esta semana la ministra de Relaciones Exteriores de Australia, Marise Payne.

Varios miembros de la organización implicados en los atentados fueron ejecutados por orden de los tribunales o murieron en enfrentamientos con las fuerzas de seguridad.

Los atentados con bomba de 2002, y los de Bali de 2005, llevaron a Yakarta a reforzar su cooperación antiterrorista con Australia y Estados Unidos.

+Noticias:  Una mujer en Indonesia asegura que se embarazó después de que una ráfaga de viento entrara a su cuerpo

Jemaah Islamiyah, un grupo vinculado a Al Qaida, fue fundado en los años 1980 por activistas islamistas indonesios exiliados en Malasia y estableció células en varios países del sudeste asiático.

También se le atribuye la autoría de los atentados con coche bomba de 2003 contra el hotel JW Marriott en Yakarta y un atentado suicida con coche bomba delante de la embajada de Australia.

En diciembre, Yakarta anunció la detención del jefe militar de Jemaah Islamiya en el momento de los atentados, Zulkarnaen, de 57 años y quien llevaba prófugo 18 años.

mg (afp, BBC)

Fuente: DW