Isabel Pantoja planea marcharse a América, donde se siente muy querida y podrá empezar de cero

Medio país está expectante ante la inminente reaparición pública de Isabel Pantoja en televisión. Tal y como avanzó Telecinco, la tonadillera concederá una entrevista exclusiva en la que se espera que responda a todas las polémicas que la rodean en los últimos meses y que la han llevado a recluirse en Cantora. Su intervención estaría incluida en el contrato que firmó con la cadena de Mediaset en abril de 2019 por importe de 2 millones de euros, entre los que se incluía además de su participación en el reality de supervivencia y su presencia como jurado en Idol Kids, una entrevista personal que ahora cobra más sentido que nunca. La artista está dispuesta a dar la cara y, de esta forma, no incurrir en un incumplimiento de contrato. Isabel, de momento, no ha emprendido medidas legales contra su hijo Kiko – ni este contra ella- por haberla acusado públicamente de haberle engañado con la herencia de su padre y despertar fantasmas del pasado. Una guerra a la que se han sumado los hijos de Paquirri, Francisco y Cayetano, que le reclaman los objetos personales de su padre que, según Kiko, siguen en Cantora. Su hija Chabelita se presentó por sorpresa en la finca de su madre preocupada por su estado y ésta la echó por falta de confianza y acusándola, según dicen, de ser igual que su hermano.

Lo que nadie podía imaginar a estas alturas es que Pantoja está dispuesta a desprenderse de Cantora en cuanto su madre Doña Ana fallezca. Ésta lucha desde hace años contra la enfermedad del olvido que la ha postrado en una cama de la que ya apenas se mueve. Entonces Isabel pondrá tierra por medio y se marchará a México o Miami, tal y como asegura Beatriz Cortázar. «Ella tiene muy claro que cuando su madre no esté, coge las maletas y ahí os quedáis. En México le espera una familia que adora a Isabel y uno de los miembros es una conocidísima actriz y cantante mexicana muy amiga suya, una Jennifer López mexicana. Sus padres adoran a la Pantoja y están deseando recibirla con los brazos abiertos», explicó la periodista.

La última vez que la tonadillera visitó el país azteca fue en septiembre de 2013, allí permaneció un mes junto a su gran amigo Juan Gabriel con el que aprovechó para grabar un disco y actuar junto a él en una gala homenaje para celebrar los 40 años del artista en el mundo de la música. Lo que no imaginaba entonces es que sería la última vez que se verían, ya que el cantante y compositor falleció en agosto de 2016 y Pantoja salió de prisión en marzo de ese mismo año tras cumplir 24 meses de condena. Hasta ahora no había podido cruzar el charco por negarse a reconocer sus delitos penales a la hora de solicitar el visado. Hay que recordar que en febrero de 2018 tuvo que cancelar su gira en Miami al serle denegado el visado por no querer firmar un documento donde pedía perdón por los delitos que la condujeron a prisión en 2014. Pero ahora la cosa cambiaría ya que transcurridos dos años del cumplimiento de la condena íntegra, ya no tiene antecedentes penales que reconocer.

Fuente: ABC.es