Juan Carlos I cumple 83 años mientras espera que se resuelva su regreso a España

El Rey Juan Carlos vive hoy el más amargo de sus cumpleaños. Hace 83 años que vino al mundo en el exilio, en Roma, y el aniversario le sorprende ahora en Abu Dabi en una situación que él vive como un destierro. Aunque el pasado verano, cuando fue forzado a abandonar el Palacio de La Zarzuela, Don Juan Carlos eligió libremente ese emirato árabe, ahora lleva tiempo mostrando su deseo de regresar a España, algo que ha trasladado a través de sus amigos periodistas como Carlos Herrera. Sin embargo, su retorno sigue siendo un asunto pendiente de resolver para el Gobierno, que fue quien exigió que abandonara la que había sido su vivienda durante 58 años, y para La Zarzuela, que se vio obligada a marcar distancias con Don Juan Carlos para reducir el daño que los errores personales del anterior Monarca pudieran ocasionar a la Corona.

Han pasado ya cinco meses de la partida de Don Juan Carlos y, hasta ahora, no ha trascendido el más mínimo intento de resolver una situación que, si se prolongara demasiado en el tiempo, podría ocasionar un daño irreversible al Estado y al Gobierno, aparte del doloroso precio personal que supondría para Don Felipe. Y es que, como recuerdan fuentes monárquicas, «no existe precedente en España de que una persona se haya visto despojada de su pensión y de su vivienda, y obligada a abandonar el país por problemas fiscales, por muy graves que estos fueran».

Por otro lado, la pasada Nochebuena también quedó claro que el Rey no quiere echar más leña al fuego y, a pesar de las presiones del Gobierno para que volviera a condenar de forma explícita el comportamiento de su padre en su Mensaje de Navidad, Don Felipe evitó citar expresamente a Don Juan Carlos y optó por una alusión muy medida a los principios morales y éticos por encima de las consideraciones «personales y familiares».

Del 23-F a la República

Ahora, la única salida que se vislumbra es que pronto quede despejado el horizonte judicial de Don Juan Carlos y se allane su regreso. A ello contribuirán dos aniversarios históricos en los que su figura saldrá fortalecida tras el desgaste de los últimos años. Por un lado, se cumplen 40 años del golpe de Estado del 23-F de 1981, una efeméride que será imposible recordar sin reconocer su intervención decisiva en defensa de la democracia y la libertad. Y por otro lado, en abril se cumplirán 90 años de la proclamación de la II República, una etapa convulsa de la historia que -por mucho que la intenten maquillar- da más brillo, si cabe, al éxito que supuso el reinado de Don Juan Carlos.

La «hoja de ruta»

Una opción que podría allanar su regreso es que la «hoja de ruta» anunciada por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, para «modernizar la Corona» incluya también un apartado sobre el estatuto jurídico del Rey tras su abdicación. De esta forma, quedaría regulado el estatus del Monarca, de la misma manera que se hizo en su día con el de los expresidentes del Gobierno, que tienen derecho a sueldo vitalicio, oficina, coche oficial, escolta y funcionarios a su servicio, todo ello a cargo del Estado. Unos beneficios que también se extienden a la mayoría de los expresidentes de las Comunidades autónomas.

De momento, el principal escollo para el regreso de Don Juan Carlos parece que sigue siendo la búsqueda de una vivienda adecuada y que le brinde protección mediática, ya que el Gobierno exigió el pasado verano que abandonara el Palacio de La Zarzuela, al que el anterior Monarca sigue considerando «su casa». No obstante, el criterio del Gobierno podría perder peso si se despeja el panorama judicial de Don Juan Carlos y se acepta su regularización con Hacienda. En este sentido, las mismas fuentes recuerdan que no es tan excepcional que algunos funcionarios conserven el uso de su vivienda, propiedad del Estado, hasta el final de sus días, como ocurre con algunos militares retirados.

La opción de La Mareta

No obstante, subrayan que «existe un edificio de titularidad pública en el que todo el mundo entendería que Don Juan Carlos residiera y éste es el Palacio de La Mareta, en Lanzarote, puesto que fue un regalo personal del Rey Hussein de Jordania a Don Juan Carlos, quien lo cedió al Estado. Y si esta edificación no reúne las condiciones necesarias, se podría adaptar o buscar otra vivienda análoga en el resto de España».

Lo cierto es que, por diversas razones, la mayoría de los españoles son partidarios de que Don Juan Carlos regrese a España. De hecho, el 56 por ciento consideró desacertada la decisión de que abandonara España (GAD3 para ABC), el 62,8 por ciento cree que debe volver cuando resuelva su situación judicial (SocioMétrica para El Español) y el 63 por ciento censuró que fijara su residencia en el exterior (Sigma Dos para El Mundo).

La primera foto en cinco meses revela el declive del anterior Monarca

Poco después de que se difundiera la primera foto de Don Juan Carlos en Abu Dabi, empezaron a circular especulaciones sobre el origen de esta imagen, supuestamente tomada por una turista pero que podría abrirle la puerta de su regreso a España porque muestra el declive y la fragilidad del anterior Monarca, que camina apoyado en dos escoltas. La imagen se difundió después de que se supiera que Don Juan Carlos ha acudido en varias ocasiones a la clínica Cleveland de Abu Dabi, donde estuvo ingresado, y que un médico español se trasladó para supervisar sus tratamientos. Esta es la primera foto que se publica de Don Juan Carlos desde la tomada el 3 de agosto, a su llegada al Emirato, que se publicó el 8 de agosto para forzar a Don Juan Carlos a anunciar el destino elegido, algo que hizo el 17.

Fuente: ABC.es