Médicos y trabajadores de la salud de la región más castigada por el COVID-19 en Bolivia, comenzaron huelga de 48 horas para exigir una cuarentena obligatoria

Los médicos y trabajadores de la salud de la región de Santa Cruz (este), la más castigada por el covid-19 en Bolivia, comenzaron este martes una huelga de 48 horas para exigir una cuarentena obligatoria para frenar la pandemia.

Sólo los servicios de emergencia y los hospitales que atienden a pacientes con coronavirus siguieron funcionando regularmente, pero las demás especialidades fueron suspendidas, informó el presidente del colegio médico de la región, Luis Aguilera.

El dirigente dijo que la protesta es para exigir a la gobernación de Santa Cruz una cuarentena obligatoria en la región. “Nuestros gobernantes no dan oídos a la solicitud para disminuir la curva epidemiológica del covid-19”, afirmó.

Acotó que las medidas adoptadas no son las adecuadas, “porque la población no quiere cambiar de actitud, la población no cumple las normas”.

Hay quejas de que los habitantes bajaron el uso intensivo de tapabocas, el lavado frecuente de manos y que no mantienen la distancia en lugares públicos.

Asimismo, centenares de trabajadores de la salud marcharon de manera pacífica por las calles para que sus reclamos sean atendidos.

“Esta [manifestación] es la muestra para la gobernación para que nos escuche”, dijo el dirigente Robert Hurtado.

Santa Cruz, la región más próspera y poblada de Bolivia, es la que más contagios y fallecidos cuenta por el virus. Tiene normalizadas casi todas sus actividades económicas y comerciales, así como el transporte público.

Bolivia, con 11,5 millones de habitantes, enfrenta desde diciembre la segunda ola de covid-19 y acumula más de 229.180 contagiados y más de 10.850 muertos por la pandemia.

Los médicos de todo el país también están en “alerta” ante el inminente impuslo por parte del presidente Luis Arce de una “ley de emergencia sanitaria”, la que consideran que afecta sus intereses.

© 2021 AFP

Fuente: rfi

Imagen: Un trabajador saitario muestra un paquete de la vacuna rusa Sputnik V contra el covid-19 en el Hospital Japonés en Santa Cruz, Bolivia, el 29 de enero de 2021 RODRIGO URZAGASTI AFP