Migrantes bloqueados en Bosnia piden a la Unión Europea abrir sus puertas

“Lo intentaremos de nuevo”, dice Mohamad Amin Ibrahimi, un profesor de Kabul, mientras mira hacia el oeste, hacia la vecina Croacia, un país al que ha intentado entrar 30 veces con su familia en su afán por llegar a la Unión Europea.

Cada intento clandestino se saldó con un fracaso. La Policía croata lo envió de vuelta a Bosnia, donde vive en una casa abandonada con su esposa y su hija de dos años.

Bruselas denuncia las condiciones de vida miserables de miles de migrantes atrapados en Bosnia en el camino hacia la Unión Europea (UE) y exige que las autoridades locales les proporcionen un lugar digno donde vivir.

Pero los migrantes no tienen ganas de quedarse en este país pobre. Sueñan con la UE y dicen que sus problemas se resolverían mucho antes si se les abriera la puerta.

Con los años, decenas de miles de personas han logrado cruzar ilegalmente.

“Queremos pedir papeles en Croacia” y desde allí ir a Eslovenia o Italia, cuenta a la agencia AFP el profesor de Kabul, de unos treinta años, este jueves (4.02.2021). Está cansado, el viaje ha sido largo y ya lleva seis meses en Bosnia.

Su hija Mahsa juega en el suelo con una muñeca. Estornuda. Lleva enferma desde que comenzó el invierno.

La policía croata les hizo retroceder una y otra vez. También destruyó el teléfono móvil de Mohamad Ibrahimi, esencial para que los migrantes puedan fijar el recorrido y permanecer en contacto con sus familiares.

Los Ibrahimi comparten un cuarto con otras dos familias afganas -en total son seis adultos y cuatro niños-, en Bosanska Bojna, una pequeña aldea cercana a la frontera croata, en el noroeste de Bosnia. En la casa en ruinas con las paredes sin terminar las mujeres preparan la comida con alimentos que les regalan los habitantes.

+Noticias:  Embajadora de la Unión Europea deja Venezuela tras ser expulsada

Desde 2018, Bosnia ha sido una pieza central de la “ruta de los Balcanes” para los migrantes que huyen de las guerras y la pobreza en Oriente Medio, Asia y África.

Croacia es el siguiente paso hacia una vida mejor, o así se lo imaginan. Pero la Policía croata está al acecho. Se la acusa de actos violentos contra los migrantes, pero esta lo niega.

Unos 8.000 migrantes están bloqueados en Bosnia. Muchos viven en centros gestionados por la Organización Internacional para las Migraciones (OMI). Otros, en el bosque o en casas deshabitadas. (AFP).

Fuente: DW

Imagen: Centro de refugiados de Lipa, en Bosnia.