Muere el italiano Daniele Barbero

Semana para olvidar en el mundo del motor. Si los aficionados a las cuatro ruedas despedían este jueves a Adrián Campos, expiloto del Mundial de Fórmula 1 y una de las figuras clave del automovilismo en España a los 60 años de edad a causa de un infarto, los seguidores de las dos ruedas están haciendo lo propio desde el miércoles con Daniele Barbero, el primer piloto paralímpico italiano ganador de un campeonato de motociclismo.

Nacido hace 49 años en la ciudad de Ventimiglia (Italia), Barbero mantenía desde hace varios años una intensa batalla contra un cáncer. Una acción, combatir contra un revés de la vida, que no le era extraño, ya que en 1999 el transalpino sufrió un fortísimo accidente de tráfico donde los médicos tuvieron que inducirle en coma durante varios días y realizarle una amputación transfemoral de su pierna derecha.

Daniele Barbero ‘robaba’ la scooter a su hermano mayor con 12 años

Una feroz adversidad que no hizo más que aumentar su amor por las motos que comenzó a los 12 años, cuando ‘robaba’ la scooter de su hermano mayor para dar una vuelta por las inmediaciones de su residencia. Eludiendo los obstáculos de la burocracia italiana, Daniele creó en 2013 la Di.Di. Differamente Disabili, una asociación de pilotos con discapacidades físicas que cada año organiza un campeonato de motociclismo con varias carreras por Europa donde sobresale por encima del resto la cita de Le Mans, ya que suele coincidir con el GP de Francia del Mundial de MotoGP.

Sin embargo, no sería hasta 2015 cuando Daniele Barbero entró en la historia del motociclismo. Tan sólo un año después de haber conseguido la licencia para competir contra pilotos sin discapacidad en la Coppa Italia, el piloto de la región de Liguria ganó con suma autoridad la Dream World Bridgestone Cup, triunfo que le permitió dos años después participar en la legendaria 24 Horas de Le Mans a lomos de una Ducati 1299 Panigale del equipo ZRacing.

Ulla Kulju: “Barbero fue y será siempre un campeón”

“Hoy recibí la triste noticia de que mi amigo Daniele Barbero falleció después de luchar contra un cáncer agresivo. Era una persona increíble y me sentí honrada de ser su amiga. Le conocí por primera vez en Le Mans 2017 y se convirtió en un amigo muy querido. Esperaba que pudiéramos volver a vernos, pero la vida es así y nunca sabes cuándo es la última vez que ves o hablas con alguien. Fue y será siempre un campeón. Descansa en paz querido amigo”, ha escrito la piloto Ulla Kulju en su cuenta oficial de ‘Instagram’.

“Mi único pensamiento es que cuando estoy en una motocicleta estoy libre de mi discapacidad. Todo esto me da fuerzas para vivir y creo que todos nuestros niños experimentan la explosión de vida en su interior. Ser dueño de uno mismo da metas y fuerza, este concepto se puede transmitir a todos”. Un campeón, dentro y fuera de la pista, capaz de desafiar al destino con hazañas imposibles cuyo legado será eterno. Descanse en paz.

Fuente: AS