Noruega investiga la muerte de 23 ancianos tras recibir la vacuna de Pfizer

Las autoridades sanitarias de Noruega han habierto una investigación para conocer las causas del fallecimiento de 23 mayores tras haber recibido la vacuna de Pfizer contra el coronavirus. Como consecuencia de estos decesos, se les ha pedido a los médicos del país nórdico que evalúen de forma más exhaustiva a los pacientes de mayor edad y más vulnerables, los primeros en el orden de prioridad para vacunarse, según ha informado el British Medical Journal.

Según ha indicado a ese medio Steinar Madsen, director médico de la Agencia Noruega de Medicamentos (NOMA), “puede ser una coincidencia, pero no estamos seguros”. En palabras de Madsen, “no existe una conexión segura entre estas muertes y la vacuna”.

Hasta la fecha, la agencia del medicamento ha investigado 13 de esos 23 fallecimientos. Según sus conclusiones, las reacciones adversas comunes de las vacunas de ARNm, como fiebre, náuseas o diarrea, pudieron haber contribuido a los desenlaces fatales en algunos de los pacientes cuya salud era más delicada.

En palabras de Madsen, “existe la posibilidad de que estas reacciones adversas comunes, que no son peligrosas para los pacientes más jóvenes y en mejor forma y no son inusuales con las vacunas, puedan agravar la enfermedad subyacente en los ancianos”.

No obstante, Madsen ha asegurado que no están “alarmados ni preocupados” por ello, ya que son “casos muy raros” que ocurren “en pacientes muy frágiles con enfermedades muy graves”, ha subrayado.

Por este motivo, el director médico de la Agencia Noruega de Medicamentos ha confirmado que están pidiendo a los médicos “que continúen con la vacunación, pero que realicen una evaluación adicional de las personas muy enfermas cuya afección subyacente podría verse agravada”.

Este no ha sido el único caso documentado de fallecimientos tras haberse suministrado esta vacuna contra el coronavirus. El Instituto Paul Ehrlich, en Alemania, también está investigando otras diez muertes que se produjeron poco después la vacunación.

Pfizer y BioNTech, fabricantes de esta vacuna, han manifestado en un comunicado que están al corriente de estos fallecimientos y se encuentran trabajando con la Agencia Noruega del Medicamento “para recopilar toda la información relevante”.

Fuente: 20minutos

Imagen: Un hombre recibe la vacuna contra la COVID-19 en Oslo, Noruega.FREDRIK HAGEN / EFE