Once personas murieron por las explosiones de dos coches bomba en la zona norte de Siria controlada por Turquía

Once personas, entre ellas seis civiles, murieron este domingo (31.01.2021) por las explosiones de dos coches bomba en la zona norte de Siria controlada por Turquía, informó el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos (OSDH).

El primer ataque, que mató a seis civiles, entre ellos una niña, tuvo lugar en a primera hora de la tarde junto al centro cultural de la ciudad de Azaz, a pocos kilómetros de la frontera con Turquía, y dejó una treintena de heridos. Un reportero de AFP en el lugar vio un coche en llamas y a un hombre que huía del lugar de la explosión portando lo que parecía ser un menor envuelto en una tela ensangrentada, pero no pudo confirmar el número de víctimas.

El Observatorio, con una amplia red de colaboradores sobre el terreno, especificó que, entre los heridos, varios se encuentran en estado “crítico”. E informó de “grandes” daños materiales. Por su parte, la Defensa Civil, conocida como los Cascos Blancos, indicó en su cuenta de Twitter que varios de sus equipos están llevando a cabo labores de rescate y extinción de incendios en la zona de la explosión, al tiempo que confirmó que se ha producido un número indeterminado de “bajas”.

En el segundo atentado, un coche bomba mató a cinco combatientes en un puesto de control de los rebeldes proturcos cerca de la ciudad de Al Bab, según el OSDH.

Las áreas del norte de Siria controladas por fuerzas turcas y sus aliados sirios son a menudo blanco de este tipo de atentados. Ayer mismo un coche bomba mató en Afrin a seis personas, incluidos tres niños. Ningún grupo ha reclamado hasta el momento la autoría de la acción. Turquía suele responsabilizar de estos ataques a las milicias independentistas kurdas.

lgc (afp/efe)

Fuente: DW