Panamá paga 2.600 dólares mensuales por cada uno de los médicos cubanos contratados para reforzar su personal sanitario

Panamá deberá desembolsar 2.600 dólares al mes para los médicos procedentes de Cuba que aterrizaron este jueves en la capital y que según los medios de la Isla son 230 pero el Ministerio de Salud del país centroamericano sitúa en 220. La discrepancia apunta a la posibilidad de que diez de los cubanos no sean personal sanitario, sino cuadros políticos.

La prensa panameña ha publicado el Acuerdo de Cooperación para la Respuesta de Emergencia firmado por los ministerios de Salud de los dos países. En él se destaca que se hizo una evaluación exhaustiva para proceder con la contratación de médicos extranjeros para cubrir la prestación de servicios de salud especializados en algunas áreas en el país, que registra los datos de contagio más altos de la región. Con 4,2 millones de habitantes, Panamá acumula más de 223.000 casos y 3.715 muertos.

Cabe recordar que los profesionales del país ya reaccionaron de forma negativa en agosto, cuando se planteó la llegada de los médicos cubanos por primera vez

Esas zonas, las más castigadas por la pandemia, son la capital panameña, la provincia de Panamá Oeste y Chiriquí, en el área occidental.

A pesar de los médicos cubanos, estadounidenses, mexicanos, colombianos y venezolanos que ha llevado el Gobierno panameño para la lucha contra el covid-19, la búsqueda de sanitarios nacionales continúa. El Ministerio de Sanidad ha pedido a los galenos que aún no se encuentran en el sistema nacional a llevar sus hojas de vida y se unan al equipo.

Cabe recordar que los profesionales del país ya reaccionaron de forma negativa en agosto, cuando se planteó la llegada de los médicos cubanos por primera vez, y recordaron al Gobierno que la ley no autoriza el ejercicio de la medicina y la enfermería a los extranjeros.

“He sido consistente en mi posición de que no se debe permitir el ejercicio de la medicina a ciudadanos extranjeros que no cumplan con las leyes de la República”, dijo el decano de la Facultad de Medicina de la Universidad de Panamá, Enrique Mendoza, que renunció a su puesto como miembro del consejo consultivo que asesora al Gobierno por su postura contraria a la decisión.

A favor se mostró, sin embargo, Domingo Moreno, coordinador del principal gremio médico panameño, que declaró a la agencia France Presse: “Las autoridades han tomado la decisión más razonable y más lógica, aquí el asunto no es ideológico, sino ver de qué manera le damos el mejor manejo” a la pandemia.

“Se hizo todo lo posible por contener y mitigar la diseminación”, pero “los casos nos han sobrepasado” y “no contamos con el recurso humano indispensable”, añadió.

Teresita Yániz de Arias, exdiputada panameña, reaccionó el jueves en sus redes sociales recordando que las condiciones de trabajo de los médicos cubanos están consideradas de esclavitud por muchas organizaciones internacionales y asociaciones de derechos humanos.

“Espero que cumpliendo con nuestras leyes panameñas se les pague directamente a ellos y no al Gobierno cubano. En Panamá se abolió la esclavitud 70 años antes que en Cuba”

“Espero que cumpliendo con nuestras leyes panameñas se les pague directamente a ellos y no al Gobierno cubano. En Panamá se abolió la esclavitud 70 años antes que en Cuba”, esscribió Yániz de Arias.

Michael Kozak, subsecretario de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental de Estados Unidos, también utilizó las redes sociales para denunciar la situación y pidió a los Gobiernos que garanticen buenas condiciones a los trabajadores, “en marcado contraste con el régimen de Castro, que trafica y explota la valentía de los trabajadores para sus propios beneficios”.

Entre quienes celebraron, por el contrario, la llegada de los galenos está el ministro de Salud, Luis Francisco Sucre, que también echó mano de Twitter para ratificar la noticia. “Llega refuerzo médico al sistema de salud con el objetivo de contribuir con la alta demanda en nuestros hospitales”, señaló

“Son 100% especialistas de diferentes áreas de cuidados intensivos, medicina interna, neumología, cardiología y terapia respiratoria. Además (hay) especialistas para apoyo a enfermería”, añadió Alessandro Ganci, asesor del Ministerio de Salud panameño a France Presse.

Panamá comenzó ayer un nuevo confinamiento para intentar contener un repunte de la pandemia que no parece tener fin. Según el Ministerio de Salud, este jueves se produjeron 51 defunciones y se detectaron 3.413 casos positivos.

Fuente: 14ymedio