Policía de Rusia multiplicó las investigaciones y allanamientos para frenar el movimiento de protesta a favor del disidente Alexéi Nalvany

La policía de Rusia multiplicó las investigaciones y allanamientos este miércoles (27.01.2021) para frenar el movimiento de protesta a favor del encarcelado disidente Alexéi Nalvany, cuyos partidarios quieren manifestarse de nuevo este fin de semana.

Al mismo tiempo, la oficina supervisora de las telecomunicaciones Roskomnadzor anunció que va a sancionar a las redes sociales y a los sitios Facebook, Instagram, Twitter, TikTok, VKontakte, Odnoklassniki y YouTube por haber dejado en línea mensajes incitando a menores a participar de las protestas.

El departamento moscovita de Navalny fue allanado por la policía el miércoles. “No permiten que venga mi abogada y han roto mi puerta”, gritó a la prensa por su ventana Yulia, la esposa del opositor.

La policía también registró las oficinas de la organización del opositor, el Fondo de Lucha contra la Corrupción, dijo en Twitter Liubov Sobol, una de sus colaboradoras.

Según el director de esta organización, Iván Jdanov, agentes registraron además un apartamento del opositor donde se encontraba su hermano Oleg y el apartamento de la portavoz de Navalny, Kira Iarmych, condenada el viernes a nueve días de cárcel.

Estos registros se producen en el marco de una investigación del ministerio del Interior por violación de las “normas sanitarias” vigentes a causa de la epidemia del nuevo coronavirus, después de las manifestaciones del sábado pasado en Rusia convocadas por el opositor, afirman sus allegados.

“Estoy sorprendido de ver hasta qué punto un solo hombre, Navalny, parece preocupar o incluso dar miedo al gobierno ruso”, reaccionó en Washington el nuevo jefe de la diplomacia estadounidense, Antony Blinken.

Tras asegurar que “estamos profundamente preocupados por la seguridad de Navalny”, dijo que es el portavoz de “muchos muchos rusos y habría que escucharle en vez de amordazarle”.

Las investigaciones relacionadas con las manifestaciones del sábado se multiplican mientras los partidarios de Navalny, látigo de la corrupción y enemigo jurado del Kremlin, anunciaron nuevas protestas para el domingo.

Después de la detención de casi 4.000 personas y la apertura de más de una veintena de casos penales en las protestas, la oposición convocó a una nueva jornada de manifestaciones que en el caso de Moscú debe arrancar frente a la sede del Servicio Federal de Seguridad (FSB, antiguo KGB). 

gs (afp, efe)

Fuente: DW