Residentes locales echan de menos la magia de Disney; cierre de parque en París golpea al empleo

El castillo de la Bella Durmiente está vacío en el parque temático de Disneyland a las afueras de París y las tazas de té giratorias gigantes y otras atracciones se han detenido hasta al menos mediados de febrero debido a las restricciones COVID-19 de Francia.

En las localidades vecinas, que se han llenado de hoteles en las tres últimas décadas, el silencio es igual de inquietante, y los lugareños comienzan a temer por sus trabajos.

“Mientras Disney no abra de nuevo y no haya turistas, no tiene sentido cantar victoria incluso aunque pudiéramos abrir mañana”, dijo Tomica Vajic, que tiene cuatro restaurantes cerca del parque.

Tres de ellos funcionan con personal reducido y solo sirven comida para llevar a los residentes. Vajic y su esposa Milena han recurrido a préstamos garantizados por el estado para reflotar su negocio, pero dicen que tendrán que posponer su jubilación varios años después de contraer deudas.

Dos confinamientos este año para combatir el coronavirus en Francia han golpeado al sector hotelero. Los restaurantes, por ejemplo, solo podrán reabrir antes del 20 de enero como muy pronto.

En Val d’Europe, un grupo de pequeños pueblos alrededor de Disney que están cerca también de varios centros comerciales y son el hogar de unas 50.000 personas, las consecuencias son extensas.

Disney emplea costureras para el vestuario, personal de seguridad y electricistas entre los más de 15.000 trabajadores que tiene en Francia, dijo Philippe Descrouet, alcalde de una de las ciudades, Serris, y director de Val d’Europe.

“Obviamente es un desastre en este momento”, dijo.

Incluidos los centros comerciales, Val d’Europe y Disneyland París reciben a más personas al año que el Museo del Louvre y la Torre Eiffel juntos, según las autoridades locales.

Pese a la reapertura entre confinamientos, los visitantes del parque temático se redujeron a 5.000-6.000 en algunos días del verano boreal, comparado con los picos de 60.000, comentó Descrouet.

Según los sindicatos, Disney está en conversaciones para unos mil despidos o conversiones laborales, mientras intensifica cambios en los programas previstos antes incluso de la crisis.

Disneyland París no quiso hablar sobre las conversaciones con los empleados, aunque un portavoz indicó que está en camino un plan de 2.000 millones de euros (2.430 millones de dólares) para expandir el parque temático con nuevas áreas, incluida una basada en los superhéroes de Marvel.

Imagen: Un hombre camina hacia las puertas principales del parque temático cerrado Disneyland Paris en Marne-la-Vallée, cerca de París, Francia, 3 diciembre 2020. REUTERS/Charles Platiau

Fuente: Reuters