Venezuela mantiene privada de libertad a profesora que apoyó aborto tras violación

En Venezuela, la profesora Vanessa Rosales, de 31 años, se encuentra privada de libertad desde hace tres meses por apoyar el aborto de una niña de 13 años, víctima de una violación, contó a Sputnik la abogada de la detenida, Venus Faddoul.

“Se desató un desastre jurídico, a ella la detienen el 12 de octubre después de que persuadieron a la niña de 13 años y la entrevistaron funcionarios policiales sin un fiscal de menores, que saliendo de la anestesia en el hospital, la obligaron a decir el nombre de la persona que le había sugerido tomar la pastilla”, dijo Faddoul a Sputnik.

Pese a tener una Ley Orgánica sobre el Derecho de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, Venezuela castiga el aborto en base a una legislación que no ha variado desde 1897, y que establece condenas para quienes lo apoyen o ejecuten.

El aborto continúa siendo clandestino en Venezuela, y organizaciones feministas denuncian que esto ponen en peligro la vida de las mujeres, por lo que algunas han optado por ofrecer asesoría y apoyo a quienes están decididas a interrumpir sus embarazos, para que lo hagan sin someterse a riesgos que las lleven a la muerte.

Estas organizaciones ofrecen apoyo emocional, además de poner a las mujeres en comunicación con quienes venden los medicamentos para inducir el aborto o de ofrecérselos directamente.

Aborto terapéutico

En reiteradas ocasiones, esta agencia ha consultado a diputados del gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) y de numerosos partidos oposición, y la mayoría, aunque afirman estar a favor del debate, prefieren reservarse una postura clara de si están a favor o en contra de la despenalización del aborto.

Sin embargo, recientemente el nuevo vicepresidente de la Asamblea Nacional (Parlamento unicameral), Didalco Bolívar, aseguró en declaraciones a Sputnik que está a favor de que se debata y se apruebe, principalmente, el aborto terapéutico.

“El aborto terapéutico es una salida, creo que cuando existe el proceso de gestación que violenta lo convencional de ese acto estás obligado a darle una respuesta biológica”, expresó.

Por su parte, el Ministerio de la Mujer dijo a Sputnik que por el momento no está autorizado a abordar el tema.

Sanciones severas

La pena por interrumpir un embarazo en Venezuela puede ir desde los seis meses a los dos años, tanto para la mujer como para el médico que lo practique.

A Rosales no solo se le señala por apoyar el aborto, sino también de asociación para delinquir, lo que a juicio de su abogada “es una aberración”.

“Lo peor del delito que se le imputa a Vanessa, lo agravó la jueza, quien cambió la precalificación del fiscal y le puso asociación para delinquir, algo destinado para narcotraficantes, la gente de trata de personas, o los robos, podría ser una condena de hasta doce años”, añadió.

Asociación para delinquir

Hasta el momento las autoridades no han ofrecido declaraciones de este caso, pero a Rosales se le acusa de asociación para delinquir y aborto inducido por terceros.

Foddoul aseguró que mientras la profesora y activista de los derechos de la mujer se encuentra detenida desde hace tres meses, el agresor de la niña de 13 años se encuentra prófugo de la justicia y con una orden de detención emitida hace tres días.

El 11 de enero le fue otorgada la medida de casa por cárcel a Vanessa Rosales, y ahora resta que se fije y se realice la audiencia preliminar.

En Venezuela no hay cifras sobre el aborto y en los últimos años algunos medios, principalmente regionales, han reportado la detención de mujeres por la interrupción de embarazos.

Fuente: sputniknews

Imagen: © Foto : Pixabay / ErikaWittlieb